OTROS CONSEJOS, INTERNACIONAL

4 buenas ideas para no llegar tarde a clase

 

Capítulos:

 

  1. ¿Por qué llega tu hijo tarde a clase?
  2. Cómo dejar de llegar tarde a clase
  3. Consecuencias de llegar tarde a clase

Respetar el horario de entrada del colegio y el instituto es una norma básica que todos los niños y adolescentes deben cumplir. Sin embargo, esto no siempre ocurre. Los efectos de llegar tarde a clase pueden ser muy perjudiciales, por eso la puntualidad es una cuestión que no debe pasarse por alto. 

 

¿Por qué llega tu hijo tarde a clase?

 

La puntualidad 🕘 es una cualidad muy necesaria a lo largo de la vida. Perder un avión, llegar tarde a una reunión de trabajo o hacer esperar a un amigo es desagradable. Y en algunos casos puede tener serias consecuencias, sobre todo si sucede de forma recurrente. 

Inculcar buenos hábitos a los niños es una de las tareas más importantes de los padres. Si tu hijo llega tarde a clase debes corregir cuanto antes esta situación; está en tu mano ayudarlo a organizar mejor su tiempo y enseñarle el valor y la importancia de ser puntual. 

No se ha llegado a determinar una causa concreta de por qué algunos alumnos llegan tarde a clase. Padres ausentes, sueño insuficiente, malos hábitos, falta de rutina… Debes preguntarte por qué tu hijo llega tarde a clase y atajar el problema. Sigue leyendo, te echo una mano con algunas ideas para solucionarlo.

llegar-tarde-a-clase-instituto

Cómo dejar de llegar tarde a clase

 

Empezar el día con buen pie es esencial. Las mañanas de los días de colegio y trabajo pueden ser muy estresantes: ducharse, vestirse, preparar el desayuno, la mochila, el tentempié del colegio… Si no te organizas bien, es muy probable que el tiempo se te eche encima y tu hijo llegue tarde a clase. 

Dormir, al menos, 8 horas

Evita que tus hijos vean la televisión por la noche o se queden hasta tarde jugando a videojuegos. Es muy importante que tengan buenos hábitos de sueño 😴 para levantarse más descansados y activos la mañana siguiente y rendir bien durante todo el día. Además, ¿sabías que los niños que duermen bien y suficiente tienen un mejor sistema inmunitario?

Hacer caso al despertador

El despertador quiere lo mejor para nosotros. Ese ruido estridente y repetitivo es la llamada a un nuevo día lleno de sorpresas y oportunidades. La clave está en no esperar a la siguiente alarma, porque ese tiempo en el que se pegan las sábanas se traduce luego en prisas, estrés y llegar tarde a clase. 

Establecer una rutina

Las rutinas nos ayudan a controlar mejor el tiempo y nos aportan bienestar emocional. Una rutina de mañana ayudará a tu hijo a no llegar tarde a clase y a empezar el día con menos estrés. 

Andando, que es gerundio

En muchos casos los atascos de tráfico son la causa de que niños y padres lleguen tarde al colegio o al trabajo. De hecho, es una de las excusas por llegar tarde a clase más típica. Si el cole de tu hijo no queda muy lejos, la mejor opción es, sin duda, ir andando. 🚶‍♀️ Además, recuerda que la actividad física reduce el estrés y la ansiedad y nos proporciona grandes beneficios. 

 

Consecuencias de llegar tarde a clase

 

¿Te has parado a pensar en todas las consecuencias negativas de que tu hijo llegue tarde a clase? Vas a leer algunas a continuación. Debes darle al asunto la importancia que merece.

  1. Se interrumpe la clase. Entrar en el aula cuando la clase ya ha empezado distrae a los demás alumnos y al profesor. ¡Es una falta de respeto! Cuando se interrumpe una explicación o un ejercicio puede ser complicado para el docente recuperar el control de la clase. 
  2. Cuesta concentrarse. La ansiedad que genera el hecho de llegar tarde a clase, con todo lo que eso supone, se traduce en dificultades para concentrarse. Al alumno le resultará difícil seguir el hilo de la explicación y probablemente no asimile los conocimientos de forma eficaz. 🧠
  3. Se pierde información. Muchas veces el profesor comparte información de interés al principio de la clase (exámenes, trabajos, actividades extraescolares…). Tu hijo también puede perderse explicaciones importantes sobre la asignatura, o la resolución de un ejercicio, por ejemplo. 
  4. Puede repercutir en la nota. Llegar tarde a clase de forma recurrente puede tener un impacto en las notas. El profesor puede reducir la valoración en el apartado de “Interés por la asignatura” o “Comportamiento”
  5. Puede derivar en absentismo. ¡Cuidado! Muchos expertos coinciden en que la impuntualidad puede derivar en faltas de asistencia a clase. La vergüenza o la pereza de afrontar la incómoda situación de llegar tarde lleva a muchos adolescentes a buscar un plan alternativo.

Como ves, los efectos de llegar tarde a clase pueden ser muy perjudiciales para tu hijo. Es más que urgente que pongas remedio a esta situación, debes darle la importancia que merece. Habla con tu hijo y explícale qué medidas tomaréis a partir de ahora para estar en la puerta del colegio antes de que suene el timbre. 🔔 ¡Los dos os sentiréis mucho mejor!

Alcanza la cima con clases particulares

Prueba una clase particular gratis en @GoStudent

Reserva ahora