COMPORTAMIENTO

Niños delicados con la comida: ¿Qué hacer con ellos?

 

Capítulos:



  1. ¿Por qué hay niños que son delicados a la hora de comer?
  2. ¿Cuándo se considera que un niño es verdaderamente delicado con la comida?
  3. Niños delicados con la comida: ¿Es algo psicológico o físico?
  4. ¿Hasta qué edad es normal que los niños sean delicados con la comida?
  5. Consejos para que tu hijo comience a comer de todo

Piensas un menú saludable y apetitoso para tu familia, le dedicas un tiempo a cocinar, y cuando os sentáis a la mesa… tu hijo empieza a apartar ingredientes: “esto es rojo, esto es verde, no me gusta”. Y tú te desesperas. Al final o no come o le acabas haciendo cualquier cosa.

Si tu hijo es uno de esos niños delicados con la comida, aquí te damos las claves para que entiendas qué le pasa y cómo afrontarlo. En algunos casos es solo una fase.

 

¿Por qué hay niños que son delicados a la hora de comer?

 

La fisiología del niño

Si tu hijo ha sufrido algún malestar, es posible que lo asocie a un alimento, aunque no tenga que ver. Es puro condicionamiento instrumental negativo: he comido algo, me siento mal, no lo quiero volver a probar. 🤢

Un ejemplo son niños que tienen una llaga en la boca que les duele y solo quieren comer alimentos blanditos porque creen que si no van a seguir sufriendo.

Alta sensibilidad

Es normal que los niños sean sensibles a los olores y sabores de las comidas. Algunos llegan hasta sentir náuseas. Hay gustos y texturas que son difíciles de entender para un paladar infantil. 

Por suerte el sentido del gusto va evolucionando. ¿No te pasa a ti que había una comida que no podías ni ver de pequeño y que ahora te encanta?

En niños con TEA esto puede ser más intenso. Su manera de procesar y de sentir no es la misma que la del resto, por lo que un alimento les puede resultar totalmente insoportable. En este caso, es una tortura para ellos insistir.

Miedo a probar cosas nuevas

¿Pero cómo sabes que no te gusta si no lo has probado? La gran frase de los padres cuando intentan que sus hijos coman algo nuevo.

Son niños neofóbicos y es muy común. Les da miedo probar nuevos alimentos por si no les gusta.

Aburrimiento

A algunos niños les aburre muchísimo la hora de comer. Piensan que pueden estar haciendo cualquier otra cosa en su lugar. Se tiran mirando y dando vueltas a su plato eternizando la hora de la comida. Esto pone a prueba los nervios de cualquiera. Y se convierte en un círculo vicioso: Los padres se enfadan, los niños pierden la poca motivación que les queda para comer, la comida se eterniza… 🤯

Llamada de atención

Muchos niños son tiquismiquis comiendo porque así saben que van a llamar la atención de los demás. Puede que tu hijo trate de decirte algo a través de la comida: ¿Tiene celos por un hermano nuevo? ¿Le va bien en el colegio?

Otros niños manipulan a sus padres a la hora de comer para conseguir cosas.

Trastorno de la conducta alimentaria

Hay adolescentes que sufren algún trastorno de la conducta alimentaria. Fíjate bien en si hay variaciones de peso y de su forma de comer. Si de pronto rechaza de una manera radical ciertos alimentos que son más calóricos y sabrosos.

Un trastorno de la conducta alimentaria puede ser algo muy grave. No dudes en llevar cuanto antes a tu hijo a un especialista.

ninos-delicados-con-la-comida

¿Cuándo se considera que un niño es verdaderamente delicado con la comida?

 

Todos tenemos nuestros gustos y no siempre nos apetece comer del mismo modo. Y no pasa nada.

El problema llega cuando rechaza comer un gran número de alimentos: nada de verdura, el queso tampoco, si cruje no le gusta, si está caliente no come… Son demasiadas premisas a la hora de sentarse a la mesa. 🤭

Además de ser desesperante e insostenible socialmente, el gran reto es conseguir que un niño quisquilloso con la comida tenga todos los nutrientes que necesita para su crecimiento

Se considera que un niño es delicado con la comida si no quiere más que lo mismo siempre y se niega a probar otras cosas. 

Puede que termine comiendo todo, pero que tarde una eternidad, juegue con la comida y con tu paciencia.

 

Niños delicados con la comida: ¿Es algo psicológico o físico?

 

La mayoría de las veces que los niños sean delicados con la comida no tiene mayor importancia. Estas manías suelen desaparecer según va madurando. 

En otros casos tiene un claro componente psicológico. El niño usa el momento de la comida como catalizador de otros problemas:

  • Llamar la atención
  • Se le cierra el estómago porque está nervioso o le pasa algo
  • Tiene un TCA

Estas conductas, mantenidas en el tiempo, pueden hacer que el rechazo a la comida se convierta en algo físico. La comida le da asco y le provoca náuseas porque se ha acostumbrado a ello.. 

También puede pasar al revés: desde una molestia física, por ejemplo un atragantamiento, llegar a sentir fobia por comer un alimento. No quiere volver a probar esa comida por si le vuelve a pasar.

 

¿Hasta qué edad es normal que los niños sean delicados con la comida?

 

Lo habitual es que a los niños delicados con la comida se les termine pasando y vuelvan (o empiecen) a comer con normalidad. Poco a poco se irán permitiendo probar nuevos alimentos. 

Si todo va bien y no consientes a tu hijo a la hora de comer, sobre los 17 años ya se comportan y valoran de otra manera la alimentación que reciben.

 

Consejos para que tu hijo comience a comer de todo

 

Participad juntos en la compra y el cocinado

Si tu hijo va contigo al súper, podéis comentar lo que estáis comprando. Además, él verá lo que cuestan los alimentos. 

Una vez en casa, haced juntos la comida. Será consciente de todos los pasos para convertir la compra en una deliciosa cena. 😋 

Seguro que a él le encantará ayudarte. Al sentirse tan orgulloso de su participación, querrá comer lo que le pongas en el plato.

Respeta su apetito

Una de las peores cosas que puedes hacer con un niño tiquismiquis es obligarle a comer. Ahí es cuando terminará de aborrecer sentarse a la mesa. 

Si tu hijo no tiene hambre, no lo fuerces. Sírvele porciones más pequeñas y que repita si quiere más.

No le hagas una comida especial

Muchas veces pasa que, con tal de que un niño coma, los padres le cocinan un plato especial. Puede que al principio sea un alivio y que te saque de una discusión segura. Pero no es la manera de conseguir que tu hijo llegue a comer de todo.

El día que sepas que no le gusta la comida, sírvele menos cantidad, pero tiene que intentar terminarla.

Rutinas

¡Qué importantes son las rutinas en la vida de un niño! Procura tener un horario para las comidas. Para un niño delicado que le cuesta comer, es crucial. Así no caerá en el picoteo, que le hará sentarse en la mesa sin hambre. 

En familia

Con los horarios maratonianos suele ser difícil, pero intenta que por lo menos la cena se haga en familia. Apagad la tele y los móviles. Centraros en la comida y aprovechad para contaros cómo ha ido el día.

La comida no es un castigo (ni un premio)

No recurras a castigar a tu hijo sin postre si no come antes la verdura. Pero tampoco lo premies con comida por su buen comportamiento. De este modo estará entendiendo que hay alimentos que son castigos y les tendrá aún más manía. 

Paciencia

Hay veces que tu hijo necesitará probar varias veces un alimento para que llegue a cogerle el gusto. El paladar se va educando. Ayúdalo poniendo ese alimento que no le gusta junto con otro que sí. 

Si tu hijo es de los que tardan y juega con la comida… Ármate de paciencia. Intenta no apurarlo ni repetirle mil veces que termine. Como mucho lo que puedes hacer es ponerle un tiempo para terminar y donde haya llegado con la comida ahí se queda. 🙇‍♂️

Consulta a un especialista

Si tienes dudas de la salud de tu hijo a causa de la comida, consulta con su pediatra. Que mire si, aunque coma poco, tiene buena salud y su ritmo de crecimiento es normal. Puede que tu médico de confianza te dé también algunos trucos. Normalmente, los niños delicados con la comida no suelen tener ningún problema, pero así sales de dudas. 

Si sospechas que tu hijo pueda tener un trastorno de la conducta alimentaria, no dudes en acudir a un psicólogo cuanto antes. Si se deja pasar, el problema puede llegar a ser muy grave.

Muchos niños son delicados con la comida durante un tiempo. Puede llegar a ser desesperante y a desestabilizar a la familia entera. Pero normalmente es algo pasajero y un proceso de maduración.

Alcanza la cima con clases particulares

Prueba una clase particular gratis en @GoStudent

Reserva ahora