OTROS CONSEJOS, TENDENCIAS

Familias homoparentales: Una realidad como otra cualquiera

 

Capítulos:

 

  1. Tipos de familias: Así son las familias homoparentales
  2. La paternidad en parejas del mismo sexo
  3. Qué hemos aprendido de las familias homoparentales en España

 

La diversidad de las familias es una realidad desde hace unos años. Existen muchos modelos de familias diferentes: convencionales, homoparentales, monoparentales, adoptivas, reconstituidas, de acogida… ¡hasta sin descendencia!

Las familias homoparentales son las formadas por dos hombres o dos mujeres con hijos. Aunque ya es un tipo de familia aceptada y visible, aún existen algunos prejuicios. 

La realidad es que lo más importante para el desarrollo de un niño no es si los padres son del mismo sexo, sino tener una vida familiar de calidad.

 

Tipos de familias: Así son las familias homoparentales

 

Hasta hace no mucho, se definía como familia a un matrimonio de hombre y mujer y sus hijos. En 2005 se aprobó en España la Ley de Matrimonio Igualitario. Desde entonces parejas del mismo sexo se pueden casar, criar a sus hijos y tener los mismos derechos que las familias tradicionales. 

Las parejas homosexuales consiguen ser padres mediante la adopción o, en el caso de las mujeres, por inseminación artificial. 

Estas familias también pueden ser reconstituidas, nucleares adoptivas o incluso monoparentales. 👩‍👧

Por lo tanto, hay pocas diferencias con las familias tradicionales. Por lo demás, son como cualquier otra, con sus problemas y sus alegrías. Sus hijos reciben una educación similar a la del resto. 

Así que las familias homoparentales no tienen mucho más de especial. En su día, cuando se consiguieron los mismos derechos que los padres tradicionales, muchos pusieron el grito en el cielo. Pero el tiempo y el sentido común han demostrado que lo que los niños necesitan es amor y buena educación. No que sus padres sean heterosexuales.

familias-homoparentales-hombres-gays-padres-hijo

La paternidad en parejas del mismo sexo

 

Las familias homoparentales, sobre todo las primeras que hubo, han tenido que lidiar con prejuicios homófobos. 

"Los niños necesitan padre y madre"

Uno de los argumentos más trillados que usaron los que están en contra de la homopaternidad, es que los niños necesitan tener una figura masculina y femenina para desarrollarse mentalemente sanos. 

Es un razonamiento que cae por su propio peso. Desde que el mundo es mundo, muchos niños se han criado sin una de las figuras y han tenido una infancia perfectamente normal. 

Los estudios de género también desmontan este mito. Incluso la tendencia ahora es criar a los hijos en género neutro.

"Los niños quedan estigmatizados"

Pues sí, mucha gente cree que las familias homoparentales no les hacen ningún favor a sus hijos. Piensan que esos niños sufrirán bullying en el colegio.

La realidad es que los niños aceptan muy bien las “dos mamás” o los “dos papás”. No lo ven ni como un problema ni como motivo de burla. 

Los hijos de familias homoparentales tienen los mismos problemas que cualquier otra: baja autoestima, problemas psicológicos, insociabilidad, etcétera. Nada que una familia con adolescentes no conozca.

"Los niños serán homosexuales también"

Si esto fuera así, no existiría la homoseaxualidad. De padres heteros, nacen niños gays. La orientación sexual de una persona no depende de sus progenitores.

De todas formas, ¿cuál sería el problema de que tu hijo tenga una orientación u otra? 🤷‍♂️

"Las parejas homosexuales no saben cuidar a los niños"

Los datos dicen otra cosa. Diversos estudios llegan a la conclusión de que los niños criados en familias homoparentales tienen exactamente las mismas habilidades cognitivas, sociales y emocionales que los criados en familias convencionales.

Es más, parece que las familias homoparentales son más resilientes ante cualquier problema. Se debe a que tienen que superar todos estos prejuicios y demostrar que son son igual de válidas. 

 

Qué hemos aprendido de las familias homoparentales en España

 

España ha sido un país pionero a nivel mundial en la aceptación de los derechos de las parejas del mismo sexo. Un avance de este tipo es para sentirse muy orgullosos. 

Las familias homoparentales, a su vez, han aportado valores muy beneficiosos al resto de la sociedad:

Roles de género igualitarios

Por la propia idiosincrasia de las parejas del mismo sexo, los roles de género quedan difuminados.

En las familias homoparentales las tareas del hogar, el cuidado y la toma de decisiones, es totalmente compartida. En este tipo de familia las relaciones se crean con roles de género menos diferenciados y más flexibles.

Educación para la tolerancia

Si se pregunta a las parejas homosexuales qué tipo de valores quieren aportar a sus hijos, la mayoría responde que el respeto a los otros y la tolerancia.

Los hijos de las familias homoparentales son educados en estos valores. Ellos se sienten con más libertad para elegir entre las distintas opciones de vida

Uno de los colectivos que tradicionalmente se ha enfrentado a una mayor intolerancia en la sociedad inculca a sus hijos todo lo contrario. Tal vez sea por esto mismo.

Educación sexual

La mayoría de los padres del mismo sexo sienten que educan a sus hijos para vivir su sexualidad de una manera libre.  Promueven en sus hijos una actitud de tolerancia y respeto hacia las distintas opciones sexuales

La orientación de los padres, así mismo, no condiciona en un futuro a la de los hijos. Sí es verdad que estos niños reflexionan más al respecto, pero se sienten mucho más libres. 

En definitiva, las familias homoparentales son cada vez más numerosas, cosa de la que nos alegramos. Ejercen como cualquier otra familia convencional y son igualmente funcionales. 

Además, tratan de transmitir valores que son deseables para el resto de la sociedad.  🌈

Alcanza la cima con clases particulares

Prueba una clase particular gratis en @GoStudent

Reserva ahora