INTERNACIONAL, MOTIVACION PARA EL APRENDIZAJE

5 trucos infalibles para hacer una exposición oral de 10

 

Capítulos:

  1. ¿Qué es el miedo escénico?
  2. 5 consejos para hacer una buena exposición oral

 

La presentación oral es probablemente la técnica más común para divulgar conocimiento. A muchos alumnos no les gusta, pero a los profesores nos encanta, pues se trata de un método de aprendizaje muy completo.

¿Por qué es tan provechoso? En el proceso, el alumno busca, selecciona, estructura y asimila la información y, en una situación ideal, la expone oralmente con ayuda de herramientas visuales como, por ejemplo, un cartel, fotos impresas o una presentación PowerPoint (esta última, mi favorita). 🤩Difícil no haber absorbido el conocimiento después de todos estos trámites, ¿no?

 

¿Qué es el miedo escénico?

 

Cuando me tocaba hacer una presentación oral, tanto en el instituto como en la universidad, mi problema era hablar en público. ¿Qué pasa si lo hago mal? Por no hablar del mayor miedo de cualquier adolescente: ¿y si hago el ridículo?

Los nervios me devoraban los minutos antes de salir a presentar delante de toda la clase y, evidentemente, esto pasaba factura: me temblaba la voz, se me olvidaba información… Y ahora, mira tú, soy profesora. Hablar frente a un grupo de personas se ha convertido en mi rutina. Claro que no es lo mismo cuando les sacas unos pocos años a los espectadores. 😉

Si tu hijo también padece miedo escénico, lo primero es ayudarlo a vencerlo. Una vez superado este obstáculo, será capaz de enfrentarse en el futuro a innumerables situaciones en diferentes ámbitos que le exigirán la habilidad de hablar en público. Sin duda te lo agradecerá. 💗

estudiante haciendo una presentación oral en clase

5 consejos para hacer una buena presentación oral

 

Los profes tenemos el poder ✨ de ver a través de una exposición oral el esfuerzo y el tiempo invertido en ella. Precisamente por ser un método de aprendizaje tan efectivo, conlleva una gran carga de trabajo. ¡Pero no tiene por qué ser aburrido!

Lo bueno es que los alumnos son libres (dentro de un orden) para desarrollar su creatividad, sorprendernos y enseñarnos cosas nuevas. Y, si tu hijo quiere asegurarse el éxito, estas cinco claves le ayudarán a conseguirlo. 

Seleccionar las fuentes

¿Recuerdas cuando tenías que ir a la biblioteca a documentarte para hacer tus trabajos? ¡Qué tiempos! Hoy seguramente tu enciclopedia estará cogiendo polvo en el trastero (si es que no la has vendido por Wallapop). 💸

Tu hijo no es consciente de la suerte que tiene con Internet, ¿verdad? Pero, ¡ojo! No todo lo que encontramos en Google sirve. Debemos extraer la información de fuentes de autoridad (sitios web oficiales como el Instituto Nacional de Estadística, periódicos digitales, revistas online especializadas como National Geographic…). Por supuesto, al final añadiremos todas estas fuentes a nuestra bibliografía para demostrarle al profe que nos hemos documentado adecuadamente. Y oye, referencias a algún que otro libro nunca estarán demás. 😉

Estructurar la información

Una vez hayamos extraído la información que necesitamos y que queremos divulgar, es hora de organizarla.

De nada sirven un puñado de datos amontonados sin contexto ni estructura. Debemos pensar qué queremos contar a nuestro público, identificar la idea principal y las secundarias y ordenar la información de lo general a lo específico. Para ello podemos ayudarnos de un esquema, mapa conceptual o mapa mental

Elaborar un guion

Cuando hemos estructurado el contenido de nuestra exposición es recomendable elaborar un guion en el que anotemos los puntos que trataremos en las diferentes fases de nuestra presentación. De esta manera lograremos que la información llegue a nuestra audiencia de manera clara y ordenada.

Podemos dividir el guion en las siguientes fases:

  1. Saludamos a la audiencia
  2. Comentamos las partes de las que consta la exposición
  3.  Profundizamos en el tema
  4. Nos despedimos
  5. Iniciamos un turno de preguntas o dudas

Usar material de apoyo

El objetivo de esta herramienta es captar el interés del público y complementar la exposición (¡no competir con ella!). Por ejemplo, un texto denso solo desviaría la atención del espectador, que inconscientemente dejaría de escucharnos para leerlo.

Podemos utilizar material en formato digital o analógico. Como ya he dicho, yo soy muy fan de las presentaciones PowerPoint, porque ofrecen la posibilidad de combinar texto, fotos, gráficos e incluso vídeos. La clave está en que el contenido sea directo, concreto y fácil de comprender. 

Ganarse al público

Ahora que ya tenemos preparado el contenido de la exposición, queda lo más importante: atrapar a nuestra audiencia.

Si no queremos que el público se duerma, 😴 nuestra presentación deberá ser interesante y dinámica. Para ello, empezaremos con una frase o una pregunta que despierte su curiosidad. ¿Sabías que los delfines duermen con un ojo abierto? ¿Te has preguntado alguna vez cómo del cacao se obtiene el chocolate?

Para transmitir calma y seguridad, debemos cuidar nuestro lenguaje corporal. Es decir, nuestros gestos y nuestra postura. Por otro lado, es importante mantener el contacto visual con los espectadores, de forma que se sientan conectados con nuestro discurso.

Para asegurarnos de difundir el mensaje de forma eficaz, repetiremos la idea principal tantas veces como lo requiera nuestra audiencia. Por último, no debemos olvidarnos de ensayar nuestra exposición un par de veces, ya sea delante del espejo, de la familia o de nuestros profesionales de GoStudent, que seguro que estarían encantados de hacer de público.

Alcanza la cima con clases particulares

Prueba una clase particular gratis en @GoStudent

Reserva ahora