COMPORTAMIENTO, INTERNACIONAL

¿Qué hacer si tu hijo adolescente fuma? Así debes reaccionar

 

Capítulos:

  1. ¿Por qué comienzan a fumar los adolescentes?
  2. Cómo saber si tu hijo adolescente fuma
  3. Lo que debes hacer si tu hijo adolescente fuma

 

Según un informe de la OMS publicado a finales de mayo, el tabaquismo ha descendido en los últimos 20 años. La concienciación a la población y las medidas drásticas de los gobiernos (subida del precio, de impuestos, la prohibición de fumar en sitios públicos) se han demostrado eficientes. 

Sin embargo, a pesar de tener toda la información hoy en día sobre lo perjudicial del tabaco, el 33,2% de los chicos 👦 y el 29,6% de las chicas 👧 entre 14 y 18 años, son fumadores habituales. 

Fumar es malo siempre, pero en la adolescencia, puede ser nefasto para la salud del joven. Los órganos vitales (el cerebro, los pulmones, el corazón) aún se están desarrollando, por lo que el daño es mayor que en los adultos.

Tú puedes ser una pieza fundamental para que tu hijo nunca llegue a fumar o a para que lo deje en el caso que ya haya empezado con el vicio.

 

¿Por qué comienzan a fumar los adolescentes?

 

Si ya no hay publicidad de tabaco, está prohibido venderlo a menores y se saben los efectos negativos sobre la salud, ¿por qué los adolescentes comienzan a fumar? La verdad es que no tiene mucho sentido...

Estos son algunos de los factores:

adolescente-fuma-tabaco

Cómo saber si tu hijo adolescente fuma

 

Le has pillado una cajetilla de tabaco o un mechero, pero niega la mayor. Así es cómo puedes saber si tu hijo fuma.

Olor

Una de las cosas inevitables del tabaco es que su olor se impregna en todas partes. 

La ropa, el pelo son chivatos. Puede que intente disimular con un perfume o un desodorante fuerte, pero el olor se queda y te darás cuenta.

Dinero

Si empieza a pedirte más dinero o la paga desaparece a la velocidad del rayo y no sabes en qué se la ha podido gastar, seguro que te esconde algo. ¿Tabaco, quizá?

Aliento

Ya sabes que el aliento de un fumador suele ser espantoso y característico. 🤐 Desconfía también si por el contrario huele a menta. Puede estar tratando de esconder la halitosis del fumador con caramelos. 🍬

Ventanas abiertas

Es pleno enero, está helando y tu hijo hace los deberes con las ventanas abiertas de par en par. No es que quiera coger una pulmonía, seguramente esté tratando de ventilar el olor a tabaco. 

El uso masivo de ambientadores o de inciensos también puede ser una señal.

Higiene dental

No es algo que suceda de golpe, pero fumar amarillea y mancha los dientes. Atento si la limpieza dental de tu hijo comienza a ser obsesiva. 🦷

Pérdida de sabor 

Y no es coronavirus… Las sustancias tóxicas del tabaco provocan daños en las papilas gustativas. Además transforman el gusto de las comidas y todo sabe igual. Puede que empiece a quejarse de que su plato favorito ya no le sabe a nada.

Más enfermo

¿Notas que se resfría más a menudo? ¿Tose todas las mañanas? Los cigarrillos afectan directamente a las vías respiratorias y bajan las defensas de quien los consumen.

 

Lo que debes hacer si tu hijo adolescente fuma

 

Ejemplo

Sí, debes predicar con el ejemplo. No puedes intentar convencer a tu hijo de lo dañino del tabaco cuando enciendes un cigarrillo con el que apagas. Si tu casa huele a cenicero, es muy probable que tu hijo acabe fumando también.

Si eres un fumador empedernido, quizá haya llegado el momento de dejarlo. ¿Acaso no es capaz un padre de hacer cualquier cosa por su hijo? Pues toca dejar el tabaco por el bien de todos.

Diálogo

Hablar con un adolescente puede ser una tarea de diplomacia que ni la ONU. Pero tienes que hacerlo sin dilación. 

Sin sermones e intentando no juzgar. Dialogando. Empieza preguntándole cuándo ha empezado y por qué. 

Gasto

Esto le va a doler… Haz cuentas con él del gasto que supone al mes mantener el vicio. A unos 5 euros la cajetilla, fumar sale caro al cabo del mes.

Muéstrale todo lo que se podría comprar o hacer si ahorrara ese dinero que malgasta fumando. Un móvil nuevo, unas zapas edición limitada o entradas para un concierto. 

Cuidado con prohibir

No debes prohibir tajantemente que fume. Las prohibiciones en una mente adolescente solo sirven para saltárselas. Seguirá fumando, puede que más, aunque no lo haga delante de ti. 

Es mejor que trates de aconsejarle con mucha mano izquierda en vez de obligarle. Ten muchísima paciencia.

Hábitos saludables 

Intenta que tenga los hábitos más saludables posibles. Seguro que encuentra un deporte que le encanta y quiere practicar. 

Además procura que su alimentación sea sana y variada. 🥗 Un fumador necesita mucho aporte de vitaminas para paliar los efectos nocivos de la nicotina. 

El ejercicio y la buena comida ayudan a dejar el tabaco de lado.

Facilítale medios

No es fácil dejar de fumar. La dependencia al tabaco es una de las más fuertes, entre otras cosas por el componente social que tiene. 

Si necesita chicles o parches de nicotina, ve con él a la farmacia a comprarlos. 

Puede que incluso haga falta acudir a algún tipo de terapia. No lo dejes pasar.

Recurre a su vanidad

Otro punto débil del adolescente. A esta edad quieren gustar a toda costa, su apariencia física es fundamental para tu hijo. 

Puede que saber que el tabaco le afecta a la salud le importe bien poco. Pero si le dices que fumando le salen más granos, le huele el aliento, el pelo y la ropa, que los dientes se le quedan amarillos y que no va a ser capaz de correr sin toser, seguramente se plantee dejar el vicio.

Alcanza la cima con clases particulares

Prueba una clase particular gratis en @GoStudent

Reserva ahora